Cómo hacer tu propio kombucha

La bebida kombucha tiene numerosas propiedades beneficiosas para la salud, como mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmunológico y desintoxicar el cuerpo.

También contiene antioxidantes y ácidos orgánicos que ayudan a combatir los radicales libres y reducir la inflamación.

¿Aún no has probado a hacer tu propio kombucha?

Aquí te lo explicamos paso a paso.

Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • (25 g): este puede ser verde o negro y es fundamental que sea ecológico. 
  • Azúcar moreno ecológico o Panela (250 g)
  • SCOBY (1): es una colonia simbiótica de bacterias y levaduras, tiene un aspecto gelatinoso de
    color turbio, y su función es la de convertir el té en kombucha.
  • Té iniciador, kombucha donde está sumergido nuestro scoby (1 taza).
  • Agua mineral (3 litros).
  • Para la segunda fermentación: frutas, semillas, canela en rama, cáscaras, etc, esto es a tu
    gusto.

Utensilios:

  • Frasco de 3 litros.
  • Malla o tela.
  • Goma elástica
  • Una olla
  • 3 botellas de litro con tapa de cierre hermético y un colador.

Es importante que todo nuestro equipo y manos esté correctamente desinfectado, limpiar todo con agua y lavavajillas y aclarar con abundante agua.

También puedes utilizar vinagre para una mayor desinfección.

Elaboración en 8 pasos:

  1. Pon a hervir un litro de agua.
  2. Cuando haya hervido, retira del fuego y echa los 25 g de té, remueve y deja reposar 10 minutos.
  3. Cuela el té y ponlo en el frasco de 3 litros.
  4. Añade 250 g de azúcar o panela al frasco y remueve hasta que el azúcar se haya disuelto
    completamente.
  5. Agrega los dos litros de agua restantes, deja reposar hasta que esté a temperatura
    ambiente, si el agua que agregaste no está fría esto llevará un par de horas.
  6. Una vez nuestros tres litros de té estén a temperatura ambiente, (asegúrate que así sea
    porque podemos matar a nuestro scoby), incorporamos el scoby al frasco junto con 1
    taza de kombucha antigua, donde estaba sumergido el scooby (té iniciador).
  7. Tapamos el frasco con la tela y le ponemos una goma elástica alrededor.
  8. Guardamos el bote en un sitio lejos de la luz directa y que esté ventilado, puede ser
    dentro de una alacena que se abra regularmente o que no tenga cierre hermético, dejamos
    nuestro té fermentar por 3 o 4 semanas.

Pasados los días podrás ver como empieza a crecer una película blanquecina en la superficie del té, esta película es un nuevo scoby y cada vez tendrá más volumen.

Cuanto más tiempo pase, más ácida estará nuestra kombucha, menos dulce y mayores beneficios aportará a nuestro organismo.

Una vez tengamos lista nuestra kombucha, retiraremos ambos scobys, los pondremos en un bote limpio y los cubrimos con una taza de la kombucha recién hecha (té iniciador para el próximo lote), asegúrate de una vez hayas sacado los scobys mezclar bien la kombucha con una
cuchara.

Podemos embotellarla y dejarla una semana más cerrada herméticamente en el mismo sitio donde la elaboramos, sin luz directa y a temperatura ambiente, de esta manera la kombucha se convertirá en una bebida carbonatada sabor a té.

O también, podemos agregarle frutas y condimentos para saborizarla y darle un toque personal según gustos. Ejemplos: ramita de canela, trozos de limón, jengibre, cúrcuma… además las frutas al tener azúcares acortan el proceso y en dos o tres días ya estarán listas para beber.

También existen diferentes marcas y sabores de Kombucha ya elaborada:

Deja una respuesta

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.